El micro-fulfillment y el futuro de la logística

 

El canal digital, en menos de un año e impulsado por la pandemia, se convirtió quizás en el canal más importante y con mayores proyecciones del retail. Y como consecuencia de esto, y sumado a las altas expectativas de los clientes, el fulfillment y la última milla se han convertido en la gran herramienta para retener a los clientes.

Y a medida que las empresas de retail se esfuerzan y enfocan sus recursos en entregar una mejor experiencia a las compras online, el micro-fulfillment parecería ser la forma en que las entregas sean más rápidas y más baratas (y una manera de potenciar aún más las ventas).

Si bien hace algunos años el despacho en 2 días se consideraba un lujo en EE. UU, ahora se ha convertido en un estándar de la industria a nivel global. Impulsados por una inversión agresiva en infraestructura por parte de empresas como Amazon, los plazos de entrega de los pedidos online se han reducido drásticamente, desde un par de días hasta horas

Amazon, por ejemplo, ha gastado miles de millones de dólares en la construcción de una infraestructura de más de 175 centros logísticos en todo el mundo, mientras que Walmart, apalancado a sus más de 5.000 tiendas en EE.UU., ha logrado convertir estas en un soporte a sus despachos de ventas online.

La forma en que el resto de los actores, sobre todo las pequeñas y medianas empresas, está buscando competir contra esto, es a través del micro-fulfillment.

El micro-fulfillment se ha convertido en la estrategia que les ha permitido a estas empresas un proceso de fulfillment más eficiente: desde el almacenaje de los productos, hasta la última milla. El principal objetivo de estos centros es acelerar los tiempos de retiro de los pedidos por parte de las empresas de despacho, para que así sean entregados al consumidor final durante el mismo día. Además, dado que estos centros de micro-fulfillment están ubicados en lugares céntricos, la última milla, puede en realidad ser “una milla”, disminuyendo no sólo el tiempo, sino que también el costo.

 

¿QUÉ ES EL MICRO-FULFILLMENT?

El micro-fulfillment es básicamente, el uso de pequeñas instalaciones ubicadas cerca de los clientes que permite reducir el costo y tiempo de entrega de los pedidos. Estos centros por lo general son capaces de almacenar productos, armar pedidos y entregarlos al proveedor de última milla. 

En algunos casos, el servicio de micro-fulfillment incluye la última milla. Por ejemplo, Wareclouds, ofrece a sus clientes espacio de almacenaje, armado de pedidos, y entrega de los pedidos al consumidor final.

Las centros de micro-fulfillment son mucho más pequeñas que los centros logísticos tradicionales, que pueden tener hasta 90.000 metros cuadrados. Dado que estos centros son tan grandes, tienden a estar ubicados en las afueras de las ciudad, lo que hace que el transporte de pedidos desde el centro hasta el cliente sea costoso y requiera más tiempo. Ocupar un espacio más grande también puede traducirse en costos operativos y de arriendo importantes.

Dado que los centros de micro-fulfillment son más pequeños, pueden ubicarse dentro de las ciudades, lo que garantiza un servicio más rápido a un gran segmento de la población. Esto es particularmente importante a medida que la población mundial se vuelve más urbana. Se espera que dos tercios de la población mundial resida en ciudades para 2050.

Estos centros están creciendo rápidamente como una solución atractiva para las pequeñas y medianas empresas, pero en algunos casos lo hemos visto en empresas más grandes. Por ejemplo Target, ahora usa sus tiendas como centros de micro-fulfillment para ofrecer múltiples opciones de compra, como puntos de retiro o entrega el mismo día.

 

EL RESULTADO

Costos más bajos. En el caso de Wareclouds, los costos asociados al almacenaje y armado de pedidos es un 50% menos que en un centro logístico tradicional.

Agilidad. Los centros de micro-fulfillment son más rápidos y fáciles de implementar. En el caso extremo y a modo de ejemplo, Wareclouds abrió un centro de micro-fulfillment en Viña del Mar, en menos de una semana.

Entrega de última milla más rápida. Como los centros de micro-fulfillment están ubicados en lugares céntricos de la ciudad, permiten que la entrega de los pedidos a los clientes sea más rápido en comparación con las bodegas tradicionales, que se encuentran en las afueras de las ciudades. En el caso de Wareclouds, los pedidos son entregados entre 2 y 24 horas.

 

CONCLUSIONES

El aumento y la necesidad de entregas rápidas fue principalmente generada por la “guerra” entre Amazon y otras marcas minoristas, pero ahora es una prioridad dado el cambio en las expectativas de los clientes. Ya no es sólo el mix de productos el factor ganador, sino que ahora, una de las formas clave para diferenciarse y ser competitivo es ofreciendo una entrega rápida, barata y conveniente. La logística es el nuevo marketing.

La ubicación estratégica de los centros de micro-fulfillment facilitan la entrega de pedidos a los clientes en un período corto de tiempo. Estos centros son especialmente útiles en ciudades principales, donde el espacio es escaso, y donde las ventas digitales van en rápido aumento.. 

El micro-fulfillment está logrando que la distribución y la logística se muevan más cerca de lugares donde la demanda es alta, ayudando a la industria del retail a ser más eficiente y entregar una mejor experiencia.

 

FUENTE

https://www.cbinsights.com/research/micro-fulfillment-tech-shipping-retail/