¿Cómo sobrevivir un Cyber gracias a la última milla?

No es sorpresa la explosión que ha tenido el ecommerce en tiempos de pandemia. Las ventas por internet crecieron en un 30% en abril de este año, en comparación a abril del año pasado, mientras que las ventas en los canales físicos cayeron en un 18%. Efectos como este se espera sean duraderos en el tiempo como resultado de la crisis sanitaria (OECD, 2020[1]).

Pero, ¿dónde entra en juego la última milla? Hoy en día los consumidores son más exigentes, quieren que su pedido llegue rápido, el envío sea barato y se cumpla con promesas de despacho. Empresas de logística tradicional llevaban mucho tiempo contándonos que esto no es posible, y aún están muy lejos de cumplir con la promesa de llegar el mismo día con un pedido a precio razonable. Y el que los consumidores Millenials tengan más probabilidad de comprar si se ofrece entrega el mismo día y el 61% de ellos estaría dispuesto a pagar más por esta opción (CBCA, 2018[2]), nos indican que es una expectativa que no podemos dejar pasar.

En este post les contamos cómo en Wareclouds resolvemos el problema de la última milla para sacar adelante un incremento de la demanda de más de 300% (típico de un Cyber) sin morir en el intento…

LA LOGÍSTICA TRADICIONAL QUEDÓ EN EL PASADO

Podríamos hablar de la importancia de un eficiente ruteo de vehículos, la asignación inteligente de rutas de entregas, picking, o cómo manejar las distintas capacidades de las flotas de vehículos, pero tocaremos algo más fundamental: bajo qué umbral se desenvuelven las personas que llevan los productos a nuestras manos.

La logística tradicional tiene una capacidad fija que debe rentabilizar (su flota de vehículos), por lo que difícilmente pueden tener una cantidad de vehículos disponibles solo para responder a un día en particular como el Cyber. Por lo mismo, proponen entrega en 2 o 3 o 4 días hábiles para Santiago, informan que hay que estar disponible para recibir el pedido de 9:00 a 19:00, u otras prácticas que dañan la experiencia y expectativas del consumidor final. Y peor aún, la tasa de cumplimiento de esta mediocre promesa suele estar entre un 60 y 80%.

Desde esta problemática nace una innovación disruptiva que busca cambiar cómo funcionan las cosas, a través de economías colaborativas.

¿UN MODELO MÁS MODERNO?

No tanto. Una economía colaborativa se basa en un modelo de favores o trueques en donde personas intercambian servicios o productos (me llevas en tu auto o vas al supermercado por mi y te pago a cambio de eso), y esta solución es común incluso desde antes de 1950 (ahí eran habituales prácticas como el modelo de Airbnb (Botsman, R.; Rogers, R. (2011))

El resurgimiento que ha tenido en la última década se debe a que todos estos trueques” los podemos hacer confiables y eficientes a través de tecnología. Así como Airbnb conecta de forma segura un host (persona con espacio disponible) con un visitante o Cornershop un shopper (persona con tiempo disponible) con un comprador, nosotros conectamos un clouder (persona con auto y tiempo disponible) con un grupo de pedidos.

NUESTRA EXPERIENCIA EN EL CYBER

¿Y qué tiene que ver una economía colaborativa en el rubro de la logística para ayudar a cumplir las expectativas de nuestros clientes en pleno Cyber? Volviendo a cuál es el principio que rige la logística tradicional, tenemos un modelo principalmente de activos fijos, mientras que en una economía colaborativa la oferta es en su naturaleza dinámica y variable.

En términos prácticos, en un modelo de economía colaborativa es posible incrementar la oferta con mayor facilidad para poder responder a shocks de demanda. En el Cyber de noviembre la demanda de nuestras tiendas se incrementó en un 352% respecto de un día promedio, y tuvimos como resultado un nivel de cumplimiento en entregas el mismo día o el día siguiente de un 96% en la provincia de Santiago. Mientras proveedores tradicionales aún tratan de convencernos de que debemos tener paciencia porque es normal atrasarse días y semanas durante un Cyber, Wareclouds por su lado lucha por realizar una entrega en 24 horas hábiles.

CONCLUSIONES

Es tarea de todos los que trabajamos en tecnología, ecommerce y logística seguir empujando e innovando para llevar las expectativas de los consumidores a la realidad, sobre todo en un sector que está tan al debe. Esta crisis sanitaria es un buen momento para que darnos cuenta de lo relevante que es subir el nivel en el país, incluyendo logística para regiones y envíos internacionales que serán desafíos importantes para que el ecommerce siga creciendo.

REFERENCIAS

[1] E-commerce in the time of COVID-19. (2020, October 07). Retrieved November 30, 2020, from http://www.oecd.org/coronavirus/policy-responses/e-commerce-in-the-time-of-covid-19-3a2b78e8/

[2] Affiliates, C. (2018, June 28). Coldwell Banker Commercial Affiliates Survey Reveals Consumer Expectations for Same-Day Delivery, Use of Mobile Wallet Shaping Retail Experience. Retrieved November 30, 2020, from https://www.prnewswire.com/news-releases/coldwell-banker-commercial-affiliates-survey-reveals-consumer-expectations-for-same-day-delivery-use-of-mobile-wallet-shaping-retail-experience-300146688.html

[3] Botsman, R.; Rogers, R. (2011). Introduction. In What’s mine is yours: The rise of collaborative consumption. London: Collins.